El caballo de batalla

La despoblación preocupa a todo el mundo. Putin, presidente de Rusia, declaraba hace poco que detener la despoblación de la región del Lejano Oriente de Rusia es una de las principales prioridades del país.



En nuestra comunidad también preocupa seriamente esa batalla que unos y otros se cuestionaban hace unos días en las Cortes, saliendo a relucir un plan específico de 80 millones que no se han puesto en marcha, como con tantas otras cosas viene sucediendo.

Porque en esta farándula de los parlamentarios no hay una apuesta firme por dotar a los pueblos de medios y servicios, y más que eso, una apuesta por mejorar y defender los que tenemos. ¿Qué pasa con la Sanidad? Una visita médica semanal a pueblos como San Salvador o Polentinos. En cambio, por ejemplo, se gastan un montón de dinero en adecentar el cuartel de la Guardia Civil, y cuando necesitas de un agente tienes que ir hasta Herrera porque hasta el cuartel de Cervera, donde se han gastado otra porrada de millones está cerrado para lo más elemental. Priorizar, se entiende, darle salida en primer lugar a aquellos asuntos que nos preocupan más, por la edad de la población y por la distancia que nos separa de otras localidades.

"Vivo en un momento ilusionante, -explica Charo Cordero, la presidenta de la Diputación de Cáceres- que nos lleva a priorizar desde Diputación el desarrollo rural, actuando en cada comarca a partir de sus recursos específicos".

Todo está bien siempre que de las declaraciones pasemos a los hechos. Para empezar, no hace falta que se me vayan todos por los cerros de Úbeda, que si gestión del paisaje, que si innovación social, que si conexión entre sectores productivos y de servicios... Que ya se andará eso también. Seguro que, si el médico acude a la consulta de estos pueblos más a menudo, cada dos días en vez de cada siete, ya estamos sembrando para que venga gente y para que los que viven aquí no se vayan a otro sitio. Es decir, ampliar y mejorar ese servicio, no añadir un servicio nuevo. Por otro lado, tendría que motivarnos más el que hace cosas, ahí está en San Cebrián de Mudá, un pequeño pueblo de nuestra montaña, la Reserva del Bisonte Europeo. Ello nos trae turismo, que es otra forma de mostrarla y potenciarla. Eso supone esfuerzo y ahí se desarrollan si se fijan, todas esas chuminadas que definen los técnicos.

De la sección "La Madeja" para "Diario Palentino", 2016


Entradas populares de este blog

Piedrasluengas

Farmacias de Guardia

Polentinos

Pino de Viduerna

Pisón de Castrejón