CERVERA, POLENTINOS, PERNÍA Y CASTILLERÍA, Froilán de Lózar (3ª Edición)

Mostrando entradas con la etiqueta Despoblación. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Despoblación. Mostrar todas las entradas

26 de octubre de 2016

Pueblos desaparecidos y despoblados (y IV)

Merindad de Saldaña
Los pueblos de la Montaña Palentina que pertenecían a la merindad de Saldaña se agrupaban en el Antiguo Régimen en cuatro entidades administrativas: Jurisdicción de Camporredondo, Concejo de la villa de Guardo, Concejo de los Lugares de la Peña y Concejo de la villa de Castrejón, dándose la circunstancia que los pueblos de las tres últimas pertenecieron hasta 1803 a la provincia de Toro. Buena parte de estos pueblos pertenecían a la diócesis de León, por lo que además del Becerro de las Behetrías, se puede recurrir también al Becerro de Presentaciones para estudiar los lugares desaparecidos o despoblados de aquella diócesis, mientras que el Concejo de Castrejón, en el obispado de Palencia, puede estudiarse en el Becerro de Beneficios y otros documentos de esta diócesis. 




Por Valentín Ruesga Herreros


Analizando estas fuentes, se encuentran en esta zona occidental de la Montaña Palentina hasta diez entidades de población hoy desaparecidas o despobladas, además del pueblo de Valsurbio, despoblado en épocas recientes. En el Becerro de Presentaciones se mencionan también otras tres localidades, San Pelayo, Santa María y San Vicente, ya despobladas cuando se confeccionó el Becerro y cuya ubicación concreta es desconocida, por lo que no se incluyen aquí.

Barrio
Situado al pie del castillo de San Román de Entrepeñas con su iglesia de San Miguel, su régimen jurídico y eclesiástico estaba relacionado con el monasterio de San Román de Entrepeñas y con Santibáñez de la Peña. Según el Becerro de las Behetrías era mitad solariego y mitad abadengo del monasterio de San Román [21].

San Román de Entrepeñas
Cerca de Santibáñez de la Peña se conservan restos de este monasterio benedictino. Del Becerro de Presentaciones parece deducirse la existencia de un núcleo de población anexo al monasterio que tendría que abonar los mismos impuestos eclesiásticos que Barrio y que Santibáñez. La reseña del Becerro de las Behetrías se refiere solamente al propio monasterio, dependiente entonces de San Zoilo de Carrión de los Condes, estando incluidos los impuestos que debía abonar en los impuestos que gravaban a este último monasterio [22].

Guantes
Con su iglesia dedicada a San Pedro, se encontraba en el término de Villanueva de Arriba (Villanueva de Muñeca), donde hay un paraje que se denomina Vega de Guantes. Fi-gura en el Becerro de las Behetrías y ya como despoblado en el Catastro de Ensenada, siendo citado también como tal por Madoz en su Diccionario [23].
En esta zona se han hallado importantes yacimientos paleontológicos y prehistóricos.

Villosillo
Iglesia dedicada a San Andrés; estaba en el término de Pisón de Castrejón, posiblemente en el paraje nombrado como San Andrés. Mencionado en el Becerro de las Behetrías, figura también en el Becerro de Beneficios como perteneciente a la diócesis de Palencia en el arciprestazgo de Castrejón y posteriormente, como despoblado pero con párroco titular, en la relación de clérigos convocados al sínodo de 1545 por el obispo Cabeza de Vaca, apareciendo asimismo como despoblado en el Catastro de Ensenada y en el Nomenclátor de Floridablanca [24].

San Cebrián
Parroquia del arciprestazgo de Castrejón, en la diócesis de Palencia, mencionada en el Becerro de Beneficios y que estaba en el término de Traspeña, en los parajes de San Cebrián y La Ermita. Su párroco estaba entre los convocados al sínodo de 1545, pero como titular de un lugar ya despoblado.

Laguna Seca
Parroquia bajo la advocación de Santa María y perteneciente al arciprestazgo de Castrejón, según el Becerro de Beneficios. Su titular estaba convocado al sínodo de 1545 y el lugar no figuraba como despoblado. En el Catastro de Ensenada, Laguna Seca es una venta, al parecer entonces todavía en activo, que se encontraría en el paraje denominado La Venta, en el término de Loma de Castrejón.

Canduela
Perteneciente al obispado de León, figura su parroquia en el Becerro de Presentaciones bajo la advocación de San Andrés, situándose en el término de Baños de la Peña, en paraje conocido como Canduela. En el Catastro de Ensenada figura como despoblado, así como en el decreto que determina la constitución de los partidos judiciales en 1834, como anexo de Baños de la Peña con el nombre de despoblado de San Andrés [25].

Riacos
Con su parroquia de San Cosme y San Damián en la diócesis leonesa. Se situaba en el término de Riosmenudos de la Peña y no figura en el Becerro de Behetrías, pero el Catastro de Ensenada le recoge como despoblado, lo mismo que el Nomenclátor de Floridablanca.

Villabermudo
Según el Becerro de Presentaciones, este lugar, con su parroquia de San Boal (San Baudilio), ya estaba despoblado o yermo a mediados del siglo XIII y no se menciona en el Becerro de Behetrías. Reaparece en el Catastro de Ensenada y en el Nomenclátor de Floridablanca con el nombre de San Boal, nombre asimismo de un paraje del término de Respenda de la Peña donde debió asentarse esta localidad.

San Martín de los Molinos
Lugar del arciprestazgo de San Román de Entrepeñas, descrito en el Becerro de Presentaciones y en el Becerro de las Behetrías. En el Catastro de Ensenada ya figura como despoblado, en el término de Villalbeto de la Peña [26].

Valsurbio
Despoblado en 1972, era el pueblo más alto de la provincia (1.475 m) y carecía de carretera y a él no llegaba la corriente eléctrica. Fue el primer pueblo de la Montaña Palentina despoblado en tiempos recientes por “causas naturales”, no anegado por algún “lago artificial”.
Recientemente se han construido en Valsurbio algunos edificios nuevos, que son ocupados temporalmente.

Imagen: José Luis Estalayo

_______________

(21) MARTÍNEZ DÌEZ: op. cit. Tomo II, p. 17.
─DÍEZ MERINO, LUIS: Santibáñez de la Peña a través de la documentación de San Román de Entrepeñas. PlTTM. Palencia, 2002. P. 127.
(22) MARTÍNEZ DÌEZ: op. cit. Tomo II, p. 21.
─DÍEZ MERINO: op. cit. P. 130.
(23) MARTÍNEZ DÌEZ: op. cit. Tomo II, p. 22.
─DÍEZ MERINO: op. cit. P. 130.
(24) MARTÍNEZ DÌEZ: op. cit. Tomo II, p. 23.
(25) MARTÍNEZ DÌEZ: op. cit. Tomo II, p. 29.
─DÍEZ MERINO: op. cit. P. 127.
(26) MARTÍNEZ DÌEZ: op. cit. Tomo II, p. 32.
─DÍEZ MERINO: op. cit. P. 130.

LEER MÁS...

21 de octubre de 2016

El antídoto de la despoblación

A finales de Julio de 2016 el Ayuntamiento soriano de Cubo de la Solana, una de cuyas pedanías albergó instalaciones nucleares, destinadas a lograr la proyectada y abortada bomba atómica española, era noticia porque, en compañía de una sociedad denominada Capacidad Positiva, apuestan por la felicidad en el mundo rural como antídoto a la despoblación. 




El asunto es curioso, primero, porque la gente habla de felicidad como si existiese y, con soberano anuncio, expone a este lugar a una masificación si fuera cierto, porque, ¿quién no quiere la felicidad?, ¿quién no la busca a cualquier precio?.

Y será una de las pocas veces, -que yo tenga consciencia-, que no se habla de instalar empresas cerca para que haya trabajo o de pedir infraestructuras y servicios que es lo que normalmente se hace para sentar población por nuestros pagos. Y, de todas formas, qué raro que sólo se sienta en este municipio esa especie de vuelo que te relaja tanto, que lo buscas a diario entre tus círculos, y tarde vienen a decirte que no, que la felicidad se encuentra en el mismo centro de esa provincia castellana, a 23 km de Soria.

Quienes han llegado a esta curiosa conclusión tampoco es que se devanen los sesos con  historias increíbles. Comienzan explicando que el mundo rural de Soria está agonizando y se preguntan cómo de felices son los que quedan en ellos, con unos servicios básicos tan limitados o inexistentes.

El alcalde y la empresa de psicología Capacidad Positiva se han puesto de acuerdo para explicar que la felicidad existe y que se encuentra en Cubo de la Solana.

Si con algo me quedo es con la gente que lo intenta, aunque no vaya más allá de  un eslogan bonito. Mirar en positivo, involucrar a quienes viven en ellos; incentivarlos, que los alcaldes no se queden solos.

Si he dicho muchas veces que el montañés vive resignado, en medio de un abandono institucional y un alejamiento paulatino de su propio mundo, pero no es menos cierto que no hay amargura ni tristeza en quienes se quedaron a vivir; que hay un sosiego que ayuda a esa vitalidad que muchos muestran y ayuda sobre todo el conocimiento y la belleza del pueblo de cada uno.

La psicóloga insiste y con eso me quedo, y con eso les dejo para que lo valoren:

"Para vivir bien no necesitamos bares, escaparates ni grandes lujos. Necesitamos comer y dormir, y un servicio médico. Tenemos que empezar a reubicar necesidades. Para lo demás están los núcleos más grandes».

De la serie "La Madeja" en Diario Palentino, 2016

LEER MÁS...

19 de octubre de 2016

Pueblos desaparecidos y despoblados (III)

Merindad de Pernía
Según los datos del Becerro de las Behetrías, en la merindad de Pernía figuran diez localidades ahora ya desaparecidas, incluyendo los barrios de San Martín de los Herreros, además de Villanueva de Vañes anegada por el pantano de Requejada. En el Becerro de Presentaciones se mencionan otras cuatro localidades desaparecidas anteriormente y que eran Barrio, Susilla, Robla de Arbejal y Montejo; finalmente, otros documentos acreditan la existencia del pueblo de Caminos cuanto menos hasta principios del siglo XIII, mientras que otros indicios documentales apuntan la posible existencia de un lugar de nombre no bien determinado y que parece que debía ser un barrio o anexo del pueblo de Areños.


Por Valentín Ruesga Herreros




No se incluye el despoblado de Miranda, cercano a La Lastra, pues no parece existir documentación que acredite haber estado habitado, sólo una leyenda que narra su despoblación, una leyenda análoga a la de Carracedo [9]. Como curiosidad, puede apuntarse que en el Real Decreto de 21 de abril de 1834 que establecía la constitución de los partidos judiciales, en el de Cervera aparece San Salvador como San Salvador de Contumada con el despoblado de San Bartolomé, refiriéndose sin duda a la venta de tal nombre, hoy Venta Morena.

Con estos antecedentes, se exponen los datos documentales de los pueblos ya desaparecidos en la merindad de Pernía.

Barrio
En el Becerro de Presentaciones figura con su iglesia de Santa Cecilia como entidad separada de Cervera, siendo el clérigo de presentación del concejo. En la Peña Barrio existen restos de edificaciones.

Robla de Arbejal
Esta localidad se incluye en el Becerro de Presentaciones entre los pueblos de arciprestazgo de Triollo con el nombre de Robra de Eruellar. Su iglesia está dedicada a Santa Marina y el derecho de presentación lo tiene el concejo. Se supone situada en Pineda, en término de Resoba, donde existen parajes llamados Dehesa de Arbejal y Santa Marina, con indicios de haber existido construcciones en ellos.

Barrios de San Martín de los Herreros
En el Becerro de Presentaciones San Martín de los Herreros figura con el nombre de Valdeferreros con su iglesia de San Martín, y está constituido por una villa y cuatro barrios; en el Libro Becerro de las Behetrías se mencionan los barrios de Paraluenga y Polledo, despoblados posteriormente; los otros dos, de nombre incierto, estarían ya despoblados cuando se redactó el Becerro de las Behetrías [10].

Susilla
En el Becerro de Presentaciones, “E avia y Sanct Yuannes de Sosiellas que solia dar diez dineros por carnero (tributo que entregaban las parroquias al obispo como señal de aca-tamiento) quando era poblada”. Parece que cuando se confeccionó el Becerro ya estaba des-poblada. Dado que en este libro los lugares se ordenan geográficamente, Susilla debía estar entre Ligüérzana y Valsadornín, pues se nombra entre ellos; pudiera estar más relacionado con el primero de aquellos lugares, pues el impuesto eclesiástico que se menciona es de la misma cuantía [11].

Bustillo
Lugar situado al norte de Mudá, quedando algunos vestigios en el paraje conocido como Bustillejo [12]. Está incluido en el Libro Becerro de las Behetrías de 1352, como lugar solariego de don Tello.

Quintanahernando
Al sur de Salinas de Pisuerga, figura en bastantes documentos del monasterio de Santa María de Aguilar de Campoo, estando dentro de su esfera de influencia. Se menciona en el Becerro de los Beneficios de la catedral de Palencia, de 1345 con su parroquia bajo la advocación de Santa María, que se conserva actualmente como ermita. Asimismo se menciona en el Becerro de las Behetrías y en la relación de clérigos convocados al sínodo de 1545 todavía se cita su titular y la localidad se denomina despoblado de Quintanilla Ferrero.

Llanillo
Cercano a Vergaño, con su parroquia de Santa María conocida como ermita de Nuestra Señora de Llanillo, de la que quedan algunos restos. Se menciona en documentos de Santa María de Aguilar, en el Becerro de los Beneficios y en el Becerro de las Behetrías, así como en la relación de asistentes al sínodo de 1545, donde el titular lo es del despoblado de Olmillos, aunque hay pocas dudas de que se trata de Llanillo. La ermita la menciona también Madoz en el término de Vergaño.

Valdeherrero
Situado al noroeste de Vallespinoso de Cervera, a orillas del arroyo de aquél nombre, apreciándose algunos restos en el paraje denominado San Miguel [13]. Se cita en algunos documentos de los siglos XI al XIII y se incluye en el Becerro de las Behetrías como lugar sola-riego de don Tello y de hijos de Fernando Díaz Duque.

Quintanilla de Pisuerga
Situado al sureste de Cervera de Pisuerga, a unos 2 kilómetros de distancia, según el Becerro de Presentaciones la iglesia está bajo la advocación de San Juan y es de presentación del concejo. En el Becerro de las Behetrías se nombra como Quintanilla del Río Pisuerga y debía tener muy poca población, aunque según el Censo de los Obispos de 1588, donde se denomina San Juan de Quintanilla, como se conoce aún el paraje donde se levantaba este lugar, todavía tenía 20 vecinos.

Peñas Negras
Situado entre Arbejal y Rabanal de los Caballeros, en el Becerro de Presentaciones se menciona como Piedras Negras, con su iglesia de San Julián y titular de presentación por el concejo, mientras que en el Becerro de las Behetrías se consigna que es lugar solariego del infante Don Tello (14).
Al despoblarse, Peñas Negras se incorporó al término de Cervera de Pisuerga, como se indica en el Catastro de Ensenada.

Carracedo
Situado al sur de San Salvador de Cantamuda, el Becerro de Presentaciones, indica que su iglesia está bajo la advocación de Santa Leocadia, añadiéndose que Santa María de Lebanza tiene el derecho de presentación, mientras que en el Becerro de las Behetrías se dice ser solariego de don Tello [15].
También Carracedo se incorporó al término de Cervera tras despoblarse, hecho que es relatado en una conocida leyenda perniana. En tiempos recientes se ha explotado una mina de cobre en los terrenos del despoblado.

Caminos
Lugar situado entre Lores y El Campo, con su iglesia de San Julián. Figura en los documentos de 1037 y 1069 del Tumbo de la Catedral de León, referentes a las donaciones de Elvira Favílaz y en el documento de 1181 del archivo de la catedral de Palencia, por el que Alfonso VIII concede derechos y propiedades al obispo Raimundo II y entre éstas, el pueblo de Caminos. Asimismo se menciona en un documento de Santa María de Piasca de 1216, por el que dicho monasterio recibe una donación de heredades en los pueblos de Lores y Caminos y posiblemente la última referencia documentada de este pueblo sea la confirmación que en 1256 hace Alfonso X de los beneficios concedidos a los obispos palentinos, aunque en este documento sólo se copia íntegramente el otorgado en 1181 por Alfonso VIII, sin añadir nuevos datos [16].

Las Pueblas
El investigador perniano Miguel Vicente Basterra (O. SS. T.), en su trabajo Las antiguas vías de comunicación de la Montaña Palentina [17] señala que durante la Guerra de la Independencia, el ejército francés incendió y destruyó el pueblo de Areños y un bario anexo que se denominaba Río las Casas; el incendio de Areños es corroborado por Miñano en su diccionario, pero no menciona el barrio, del que no parece haber datos documentales, sino solamente las noticias que proporciona la tradición. Sin embargo, entre los eclesiásticos convocados al sínodo de 1545 indicado anteriormente, se cita al cura titular de Las Pueblas, lugar entonces ya despoblado, en el arciprestazgo de Cardaño, al que también pertenecía Areños. Aquel lugar no es mencionado en ninguna fuente anterior, pues en el Becerro de los Beneficios no figuran los pueblos que eran señorío del obispo de Palencia, como sucedía con Areños y su supuesto anexo; tampoco se incluye Areños en el Becerro de las Behetrías, posiblemente por omisión (18). Así pues, parece que la relación de los convocados al sínodo de 1545 es el único documento donde se menciona este lugar de Las Pueblas, aunque entonces ya despoblado.
Con toda clase de reservas, se podría identificar Las Pueblas con Río las Casas, que según Basterra, se levantaba en el paraje conocido como El Cardil, algo más de un kilómetro al norte de Areños.

San Martín de Redondo
Los pueblos del Valle de Redondo, en el alfoz de Mudá, serían los únicos pueblos de la Pernía propia incluidos en 1034 en la restaurada diócesis palentina, según los límites seña-lados por el privilegio de Fernando I de 1059; puede suponerse que cuando se restauró la diócesis ya estarían poblados los tres lugares del valle y entre ellos, San Martín, el más alto. En el Becerro de los Beneficios de la catedral de Palencia se menciona unido a Santa María y en el Libro Becerro de las Behetrías se describen los tres pueblos por separado, aunque se les da la condición de barrios, como dando a entender que los tres lugares constituyen una sola enti-dad administrativa.
Todavía San Martín es mencionado en otros documentos posteriores del siglo XIV, suponiéndose que se despoblaría definitivamente en esta época.
La documentación y pruebas de la existencia de este lugar han sido estudiadas por el investigador Miguel Vicente Basterra en su trabajo San Martín de Redondo: existencia y ubi-cación [19].

Roblecedo
En Castillería, al norte de Herreruela; según el Becerro de los Beneficios de la catedral de Palencia, la parroquia está dedicada a la Santa Cruz y pertenece al arciprestazgo de Redondo. En el Becerro de las Behetrías es lugar tres cuartas partes realengo y la parte restante, solariego. En la relación de clérigos convocados al sínodo ya mencionado se incluye el titular de Roblecedo, aunque el lugar figura ya como despoblado. Madoz lo cita también como despoblado del término de Herreruela.

Montejo
Con su iglesia de Santa Cecilia, figura en el Becerro de Presentaciones de la catedral de León como entidad separada de Dehesa de Montejo, suponiéndose que estaría en sus in-mediaciones. En algunos documentos de los monasterios de Santo Toribio y Piasca de los siglos XII y XIII se menciona Montejo como tal y también se hace mención de Dehesa de Candenosa, en relación con un arroyo que cruza la zona; este último nombre podría ser el inicial de Dehesa de Montejo [20].

Villanueva de Vañes
En tiempos recientes, la construcción del pantano de Requejada en los años treinta y cuarenta del pasado siglo anegó los pueblos de Villanueva de Vañes y Vañes y si bien éste fue construido de nuevo en un emplazamiento más alto, fuera del terreno a inundar por el pantano, Villanueva desapareció bajo sus aguas.

Imagen: José Luis Estalayo. Vañes.

(9) ALCALDE CRESPO, GONZALO: La Montaña Palentina. Palencia, 1979-1983. Tomo IV, p.220.
(10) MARTÍNEZ DÍEZ en su estudio sobre el Becerro de las Behetrías (tomo I, pp. 553-554), localiza el despoblado de Polledo y otros dos en los parajes de Santa Marina y San Andrés, suponiendo que el primero de estos pudiese ser Paraluenga, con lo que aún quedaría un cuarto barrio por localizar.
(11) Se ha transcrito el nombre del pueblo como Susilla por analogía con la localidad así de-nominada en Valderredible (Cantabria).
(12) MARTÍNEZ DÌEZ: op. cit. tomo I, p. 559.
(13) MARTÍNEZ DÌEZ: op. cit. tomo I, p. 562.
(14) MARTÍNEZ DÌEZ: op. cit. tomo I, p. 564.
(15) MARTÍNEZ DÌEZ: op. cit. tomo I, p. 568.
(16) RUIZ ASENCIO, JOSÉ MANUEL: Colección documental del Archivo de la Catedral de León. Volumen IV. León 1990. Doc. 952 y I166.
─ABAJO MARTÍN, TERESA: Documentación de la catedral de Palencia (1035-1242). Burgos, 1986. Doc. 91.
─MONTENEGRO, JULIA: Colección diplomática de Santa María de Piasca (875-1252). Santander, 1991. Doc.134.
─FERNÁNDEZ DE MADRID, ALONSO: Silva Palentina. Palencia, 1932-1942. Tomo III, p. 81.
(17) BASTERRA ADÁN, MIGUEL VICENTE: Las antiguas vías de comunicación de la Montaña Palentina. PlTTM. Palencia, 2009.
(18) Parece menos probable que Areños (y su anexo) se hubiesen despoblado temporalmente a causa de la epidemia de peste de mediados del siglo XIV y que se hubiesen repoblado posteriormente.
(19) BASTERRA ADÁN, MIGUEL VICENTE: San Martín de Redondo: existencia y ubicación. PlTTM. Palencia, 2002.
(20) MONTENEGRO, JULIA: Colección diplomática de Santa María de Piasca (875-1252). Santander, 1991. Doc. 126. (...”in Defesa de Candenosa et in Monteio”…).
─SÁNCHEZ BELDA, LUIS: Cartulario de Santo Toribio de Liébana. Madnd, 1948. Doc. 135 (…”in Monteio et in Defesa”….) y 227 (…”heredat de Defesa et de Monteio”…).

LEER MÁS...

14 de octubre de 2016

Desolación, eso es la Cosa

Se airea mucho sobre la despoblación de Soria, pero Palencia no es ajena a esta debacle. Antonio Carrillo, en un reportaje reciente para el Diario de Soria, vuelve a tocar el drama de la despoblación de tantos pueblos, fijándose en 114 municipios de Soria que no llegan a los 100 vecinos y asegurando que Guadalajara y Burgos son el epicentro de la despoblación, en el primero donde 168 consistorios no llegan a agrupar a un centenar de ciudadanos y en la vecina Burgos porque es la que lidera la tabla de municipios con menos de 100 habitantes en nuestra comunidad.




Y ciertamente, su exposición no deja resquicio para la esperanza.

En una provincia donde el número total de ayuntamientos asciende a 183, 114 municipios sorianos no llegan a los 100 vecinos según las últimas cifras del padrón registradas por el Instituto Nacional de Estadística. Eso acrecienta la sensación de vacío, el agotamiento de un mundo rural que un servidor ha defendido sin desmayo.

Esta sinfonía, además de congelar nuestras esperanzas y casi de anularlas por completo, conlleva la trampa de que los distintos Organismos enseguida les aplican el criterio poblacional para acotar las subvenciones que pudieran ayudarlos a salir a flote.

Aunque el periodista no nos cita, tengo reciente y no hemos llegado todavía al ecuador de la situación en la que se desenvuelve nuestra montaña desde hace varias décadas. 170 pueblos donde sólo Aguilar mantiene un poco y tiende a subir la población, por el empuje de sus fábricas. Si exceptuamos a Guardo, Velilla, Santibáñez, Castrejón de la Peña, Cervera de Pisuerga, Barruelo de Santullán, más de un centenar de pueblos no llegan a los 80, muchos ni a los 40 y algunos, como Los Llazos, Areños y Casavegas se debaten en una larga y lenta agonía.

Asistimos a una especie de teatro, donde los pueblos se exponen como actores, sin que, quienes acuden a la función puedan hacer nada por ellos pues todas estas comarcas asisten al fin de su actuación, donde no faltan espectadores (políticos) que prometen la solución y actores (habitantes) que visto lo que hasta hoy se hizo, no se lo creen y emprenden un viaje sin retorno hacia otro escenario que, si bien, no tendrá la misma calidad del paraíso, les ayudará a concluir su obra con una atención y unos servicios mínimos.

De la serie, "La Madeja", en Diario Palentino, 2016
Imagen: Pumar59

LEER MÁS...

12 de octubre de 2016

Pueblos desaparecidos y despoblados (II)

Merindad de Aguilar de Campoo
Entre los pueblos palentinos de la merindad de Aguilar de Campoo reseñados en el Becerro de las Behetrías, se incluyen trece localidades ya desaparecidas o despobladas, además de los cuatro pueblos anegados por el pantano de Aguilar; en la documentación de esta villa de los siglos XII y XIII se mencionan además algunas otras localidades también desaparecidas, como pueden ser Zorita o Río del Arco; apenas se tiene información sobre ellas, siendo dudoso si eran entidades de población propias o anexos o barrios de otras más importantes, por lo que no se incluyen aquí.De acuerdo con esto, se exponen las localidades desaparecidas o despobladas de la merindad de Aguilar, mencionadas en el Becerro de las Behetrías.




Por Valentín Ruesga Herreros



Villalaín
Despoblado entre Lomilla y Vallespinoso de Aguilar. Según el Becerro de las Behetrías era lugar solariego del infante don Tello, en el alfoz de Aguilar, y según el Becerro de los Beneficios, pertenecía al arciprestazgo de la Ojeda, en la diócesis de Palencia, y su iglesia estaba dedicada a San Vicente, Al desaparecer como entidad de población se incorporó al término de Aguilar, conociéndosela ahora como Granja de Villalaín y figurando como anexo de Aguilar en el Real Decreto de 21 de abril de 1834 que establecía la constitución de los partidos judiciales y los pueblos que los formaban, en este caso, el de Cervera de Pisuerga. Los últimos restos de su iglesia, hoy ya desaparecidos, fueron estudiados por García Guinea en su obra sobre el románico palentino [3].

Barrio de Santa Eulalia
Cerca de Barrio de Santa María se conserva una pequeña ermita, iglesia del pueblo de Barrio de Santa Eulalia o Santa Olalla, solariego de don Tello en el alfoz de Aguilar. Debía tener una estrecha relación con Barrio de Santa María, ya que los dos lugares tienen algunos impuestos comunes y en el Becerro de los Beneficios se registran ambas iglesias bajo un solo epígrafe.

Villafalila
Localidad de situación incierta; el Becerro de las Behetrías la encuadra en el alfoz de Aguilar; pertenece a don Tello y se menciona entre Valoria de Aguilar y San Vicente de Corvio; sin embargo, el Becerro de los Beneficios la incluye entre los pueblos de arciprestazgo de la Ojeda y la sitúa entre Prádanos de Ojeda y Nogales de Pisuerga, con su iglesia de San Andrés. Rafael Navarro la relaciona con Barrio de Santa María, pero en este caso, parece que debería pertenecer al arciprestazgo de Ordejón [4]. Tratando de compaginar estos datos documentales, pertenencia al alfoz de Aguilar y al arciprestazgo de la Ojeda, parece que Villafalila debía estar en el entorno de los pueblos conocidos de la diócesis de Palencia cercanos a Aguilar y que reunían estas condiciones documentales, quizá en el entorno de Valoria de Aguilar.

San Vicente de Corvio
Despoblado en el término de Quintanilla de Corvio. En el Becerro de las Behetrías se denomina Sant Viçeynte de Cantibo y se sitúa en el alfoz de Aguilar, siendo señorío del infante don Tello [5].

Zalima
Localidad ahora despoblada situada en el alfoz de Aguilar, entre Renedo de Zalima y Matamorisca, en el término del primero de estos lugares. Era solariega de don Tello y al parecer la parroquia estaba bajo la advocación de San Miguel.

Peña Albilla
Situada al norte de Monasterio, era solariega de hijos de Fernando González Guadiana y de Pedro Ruiz Calderón, pero según el Becerro, solamente tenía dos vecinos. Madoz también la menciona como despoblado en el término de Monasterio.

Revilleja
Al norte de Bustillo de Santullán, era abadengo del abad de Aguilar. Según el Becerro de las Behetrías, debía estar ya prácticamente despoblada, pues solamente contaba con un vecino.

La Braña
Despoblado en el término de Salcedillo, al NE. de este pueblo. Según el Becerro era dos tercios solariego de don Tello y un tercio del abad de Cervatos. Es citado expresamente en el Fuero concedido a Aguilar por Alfonso X el Sabio en 1255 [6].

Rucavado
Mencionado como Río Candio en el Becerro, los restos de este despoblado se encuentran al NE. de Olleros de Paredes Rubias. Era solariego de don Tello.

Santa Cruz del Valle
En el alfoz de Paredes Rubias, en el término de Berzosilla. Era abadengo del Obispo de Burgos.

Hijedo
Denominado Ygedo en el Becerro, parece que debía estar en el término de Báscones de Ebro, en el alfoz de Paredes Rubias, pero su situación no es muy segura, ya que según el Becerro, era aldea de Aguilar, sugiriendo esta circunstancia una situación más cercana a esta villa.

Berzosa
Aldea de Aguilar, lugar yermo y despoblado según el Becerro, pareciendo que debía estar en el entorno de Ordejón o Quintanilla de la Berzosa; sin embargo, en Berzosilla, alfoz de Paredes Rubias, existe un despoblado denominado Berzosa, que se menciona en documentos del obispado de Burgos con su iglesia de San Miguel cuando estaba habitado. El despoblado de Berzosa en Berzosilla es mencionado también por Madoz, teniendo por consiguiente, una pervivencia mayor que el supuesto despoblado citado en primer lugar [7].

Riba
Lugar abadengo del abad de Aguilar, situado al SO. de Menaza y que al parecen estaba constituido por dos barrios, Menacilla, con la ermita de San Román, y Menazuela. Según se consigna en el Becerro, se consideraba yermo, no habitando en el mismo más que un clérigo y un vecino [8].

Cenera de Zalima
El pueblo más importante de los anegados por el pantano de Aguilar, pues era cabeza de municipio. El pórtico de su iglesia, dedicada a Santa Eugenia, fue trasladado al castillo de Monzón, donde se conserva.

Villanueva de Pisuerga
Pueblo integrado en el municipio de Cenera, su iglesia de San Juan se trasladó piedra a piedra a Palencia cuando el pueblo había de desaparecer bajo las aguas del pantano.

Frontada
También anegado por el pantano, su iglesia dedicada a San Andrés se libró de las aguas por su situación elevada, sobre un cerro que ahora constituye una península sobre el pantano.

Quintanilla de la Berzosa
También se libró de las aguas del embalse la iglesia parroquial de este pequeño pueblo, conocida bajo la advocación de San Martín.

________________

(3) GARCÍA GUINEA, MIGUEL ÁNGEL: El Románico en Palencia. Palencia, 1983. P. 219.
(4) MARTÍNEZ DÍEZ, GONZALO: Libro Becerro de las Behetrías. Estudio y texto crítico.
León. 1981. Tomo l. p.432.
(5) MARTÍNEZ DÌEZ: op. cit. tomo I, p. 433.
(6) MARTÍNEZ DÌEZ: op. cit. tomo I, p. 441.
(7) MARTÍNEZ DÌEZ: op. cit. tomo I, p. 492.
(8) MARTÍNEZ DÌEZ: op. cit. tomo I, p. 516.
─GONZALEZ DE FAUVE, MARÍA ESTELA: La orden premonstratense en España. El mo-nasterio de Santa María de Aguilar de Campoo. 199l-1992. P. 206.

En la Imagen de José Luis Estalayo, Quintanilla de Corvio

LEER MÁS...

7 de octubre de 2016

El caballo de batalla

La despoblación preocupa a todo el mundo. Putin, presidente de Rusia, declaraba hace poco que detener la despoblación de la región del Lejano Oriente de Rusia es una de las principales prioridades del país.



En nuestra comunidad también preocupa seriamente esa batalla que unos y otros se cuestionaban hace unos días en las Cortes, saliendo a relucir un plan específico de 80 millones que no se han puesto en marcha, como con tantas otras cosas viene sucediendo.

Porque en esta farándula de los parlamentarios no hay una apuesta firme por dotar a los pueblos de medios y servicios, y más que eso, una apuesta por mejorar y defender los que tenemos. ¿Qué pasa con la Sanidad? Una visita médica semanal a pueblos como San Salvador o Polentinos. En cambio, por ejemplo, se gastan un montón de dinero en adecentar el cuartel de la Guardia Civil, y cuando necesitas de un agente tienes que ir hasta Herrera porque hasta el cuartel de Cervera, donde se han gastado otra porrada de millones está cerrado para lo más elemental. Priorizar, se entiende, darle salida en primer lugar a aquellos asuntos que nos preocupan más, por la edad de la población y por la distancia que nos separa de otras localidades.

"Vivo en un momento ilusionante, -explica Charo Cordero, la presidenta de la Diputación de Cáceres- que nos lleva a priorizar desde Diputación el desarrollo rural, actuando en cada comarca a partir de sus recursos específicos".

Todo está bien siempre que de las declaraciones pasemos a los hechos. Para empezar, no hace falta que se me vayan todos por los cerros de Úbeda, que si gestión del paisaje, que si innovación social, que si conexión entre sectores productivos y de servicios... Que ya se andará eso también. Seguro que, si el médico acude a la consulta de estos pueblos más a menudo, cada dos días en vez de cada siete, ya estamos sembrando para que venga gente y para que los que viven aquí no se vayan a otro sitio. Es decir, ampliar y mejorar ese servicio, no añadir un servicio nuevo. Por otro lado, tendría que motivarnos más el que hace cosas, ahí está en San Cebrián de Mudá, un pequeño pueblo de nuestra montaña, la Reserva del Bisonte Europeo. Ello nos trae turismo, que es otra forma de mostrarla y potenciarla. Eso supone esfuerzo y ahí se desarrollan si se fijan, todas esas chuminadas que definen los técnicos.

De la sección "La Madeja" para "Diario Palentino", 2016


LEER MÁS...

5 de octubre de 2016

Pueblos desaparecidos y despoblados (I)

La documentación y también las tradiciones nos hablan en ocasiones de antiguos pueblos de la Montaña Palentina, hoy ya desaparecidos, como el bien conocido ejemplo de Carracedo, con la leyenda que narra su despoblación [1].


Por Valentín Ruesga Herreros





Esto nos traslada a la Edad Media, a tiempos ya muy remotos, suponiéndose que los pueblos desaparecidos en estas épocas pudieron despoblarse como consecuencia de la epidemia de peste que asoló Europa a mediados del siglo XIV, que motivaría el abandono de los lugares menos favorecidos por su situación geográfica o por la pérdida de interés estratégico. Pero en épocas recientes, por una u otra causa, también desaparecen o se despueblan o están a punto de despoblarse de hecho y de derecho buen número de lugares de la Montaña Palentina; como ejemplos ya consumados, Villanueva de Vañes, Valsurbio y los pueblos anegados por el pantano de Aguilar de Campoo: Cenera de Zalima, Villanueva de Pisuerga, Frontada y Quintanilla de la Berzosa, Y todavía más recientemente, la despoblación de los pequeños pueblos de la Montaña Palentina parece que avanza de forma inexorable: el padrón de 2015 ya da por despoblada la localidad de Renedo de la Inera, en Aguilar de Campoo, no apareciendo ninguna persona empadronada en dicho pueblo, mientras que otras veinte localidades cuentan con menos de diez habitantes registrados y entre ellas, Los Llazos, en La Pernía, con una sola persona empadronada [2].

Se va a tratar de reseñar aquí aquellos pueblos de la Montaña Palentina ya desaparecidos o despoblados, comentando circunstancias relativas a su pasada existencia. Como punto de partida se ha tomado la relación de pueblos que presenta el Becerro de las Behetrías y agrupados en las tres merindades a las que pertenecían aquellos lugares de la Montaña: Agui-lar de Campoo, Pernía y Saldaña.
El Libro Becerro de las Behetrías se compuso en 1352 y en él se enumeran los pueblos que constituían las diversas merindades de Castilla, asiendo probablemente la mejor fuente documental para el estudio de las localidades existentes en Castilla en la Edad Media. Otras fuentes de información sobre el tema pueden ser el Becerro de Presentaciones, de la catedral de León, y el Becerro de los Beneficios, de la catedral de Palencia. El primero es un manuscrito realizado en 1468 para recoger en él los datos reunidos en un denominado Becerro Antiguo que, por su mal estado de conservación, corría riesgo de perderse; el Becerro Antiguo es de mediados del siglo XIII y en él figuran las parroquias de la diócesis de León, distribui-das por arciprestazgos, constituyendo los pueblos de la Montaña pertenecientes a la diócesis leonesa los arciprestazgos de Cervera de Pisuerga, Triollo y San Román de Entrepeñas, en las merindades de Pernía y Saldaña.

El denominado impropiamente Becerro de los Beneficios de la catedral de Palencia es una estadística de los clérigos que servían en las diversas parroquias de la diócesis y fue realizada en tiempos del obispo Blas Fernández de Toledo (Don Vasco), hacia el año 1345; Los pueblos montañeses de las merindades de Aguilar, Pernía y Saldaña en la diócesis palentina pertenecían a los arciprestazgos de La Ojeda, Ordejón, Redondo, Cardaño y Castrejón de la Peña, aunque en ellos no se incluyen los pueblos que eran señorío del obispo.

Otra fuente de interés, ya en el siglo XVI, es la relación de los eclesiásticos de la diócesis de Palencia que debían asistir al sínodo convocado en 1545 por el obispo Luis Cabeza de Vaca; esta relación la recoge Pedro Fernández de Pulgar en su Historia secular y eclesiástica de la Ciudad de Palencia (Libro II, Prolusión) y presenta un elenco muy completo de las parroquias existentes en aquel tiempo en la diócesis palentina y aunque la transcripción de las referencias es a veces confusa, se incluyen también los clérigos que eran aún titulares de parroquias correspondientes a lugares ya despoblados.
Complemento de las fuentes anteriores son los documentos procedentes de monasterios como Lebanza, Sahagún, Aguilar de Campoo, Piasca, Santo Toribio y San Román de Entrepeñas, o de archivos de las catedrales de Palencia y León., así como algunos datos con-tenidos en el Censo de los Obispos, de 1589, en el Catastro de Ensenada, en el Nomenclátor de Floridablanca, de 1789 y en los diccionarios de Miñano y Madoz.

La localización de muchos de los parajes mencionados aquí es posible por medio de los planos catastrales, digitalizados por la Sede Electrónica del Catastro.
Como se ha indicado, se expondrá la relación de pueblos desaparecidos o despoblados, agrupados en las tres merindades de Aguilar, Pernía y Saldaña, siguiendo el orden en que aparecen en el Becerro de la Behetrías, añadiéndose, en su caso, pueblos indicados en otras fuentes y cerrándose la relación con las localidades despobladas o desaparecidas en tiempos recientes.

Imagen: Pumar59

(1) BARRIO Y MIER, MATÍAS: Tradiciones pernianas. Madrid, 1908.
─GONZALEZ LAMADRID, ANTONIO: Tradiciones etiológicas palentinas a la luz de la Bi-blia. PITTM, Palencia, 1971.
(2) INSTITUTO NACIONAL DE ESTADÍSTICA: Nomenclátor. Población del Padrón Con-tinuo por Unidad Poblacional. Año 2015.

LEER MÁS...

11 de marzo de 2016

Todo para mañana

Luis Antonio Sáez y Vicente Pinilla, profesores titulares de la universidad de Zaragoza, encabezan un ensayo que me llega a través de Dialnet y que trata sobre las políticas ante la despoblación en el medio rural. Una de las razones fundamentales, en la que ya nos hemos detenido nosotros muchas veces, es la calidad de vida que viene relacionada con la dotación de bienes y servicios.
Si es verdad que, algunos, al jubilarse, vuelven a su lugar de nacimiento, pero sabemos que lo que contribuiría a detener esa sangría migratoria, sería la vuelta de los jóvenes, siempre que se dieran unas circunstancias que ayudasen a generar confianza. 


Cerveruela, en la comarca del Campo de Daroca, dio un respingo que asombró a todos, cuando sonaba ya la despoblación completa. De dos personas que vivían en los años 90, a los 33 que hay censados en la actualidad. 53 municipios de Aragón se encuentran en situación terminal, una  radiografía en la que me fijo para encontrar una similitud bastante aproximada de la nuestra. De los 170 pueblos que componen nuestra montaña palentina, la gran mayoría tiene menos de 30 habitantes.
La vía que nos pone en comunicación con los servicios que precisamos, se encuentra en mal estado, lo que ha propiciado el cierre de varios establecimientos hosteleros. El reflotamiento de la embotelladora no acaba de cuajar y el turismo no basta por sí solo para imprimirle el cambio que todos aguardan.

Personalmente, ha dejado de inquietarme ya el constante vaivén de las estadísticas, ante la lentitud de la administración para tomar medidas, ante las promesas que se prolongan y se renuevan cada cierto tiempo, ante la decisión individual de cerrar una puerta para buscar una escuela o un ambulatorio más cercano.

He dejado de creer.  España se está muriendo y esa suerte conlleva una amnesia a todo el complejo de repoblación que supuso siglos de trabajo. Si les digo la verdad, hay momentos que hasta la historia que contamos me parece mentira. Es emotiva, nos sugiere momentos importantes vividos en ella; nos regala la estampa de personas cercanas en vínculos y afectos, pero no bastó para imprimir el aire de la permanencia. Porque la vida no es dentro de 15 años. Porque la vida es hoy, es ahora.

@De la sección "La Madeja" en "Diario Palentino".


LEER MÁS...

4 de marzo de 2016

Despoblarse de alma y cuerpo

Personalmente, suelo argüir en esto, como en tantas otras cosas, que respondemos tarde, que vamos cada uno por un sitio para exponer lo mismo, y que hay mucha confusión en cuanto a dirimir responsabilidades. ¿Quien es culpable de la despoblación? ¿Hay culpables?


Asunto complejo porque ahora la tendencia es, en la mayor parte de los casos, dejar los pueblos, buscar el ruido y la prisa de las ciudades, porque el trabajo no brilla en ningún sitio en un sector servicios saturado.

Es como luchar contra esa voz interior que te pide silencio, que te pide sosiego, cayendo en el agobio de una ciudad donde supuestamente se aflojarán todos los miedos, cuando es posible que comiences a experimentar de otro modo todo aquello de lo que huyes. La realidad es aplastante, si nos detenemos en los rincones de España que más lo sufren. Casi el 25% de los pueblos de Aragón cuentan ya con menos de 100 habitantes. Los medios, ahora más que antes, se fijan en Soria y en Teruel. La senadora socialista Perla Borao ha insistido que retomará en la Cámara Alta el tema de la lucha contra la despoblación, que abanderó en la pasada legislatura Antonio Arrufat.

Han sido años de muchas enmiendas, muchos estudios, una oposición férrea del partido popular a todas las propuestas de los partidos de la oposición, que ha impedido la puesta en marcha de medidas para atajar esa creciente despoblación que como bien señala Alberto Izquierdo, por su montaña gallega, tiene que recibir unas medidas especiales porque se trata también de un territorio especial y distinto.

En la montaña palentina, la situación en invierno es bastante peor que en todas esas poblaciones que se citan en el estudio. Pueblos como Verdeña, Los LLazos, Báscones de Ebro, Cardaño de Arriba, Boedo de Castrejón, Cantoral de la Peña, Cordovilla de Aguilar, Estalaya, El Campo, Gama, Cuillas del Valle y un largo etcétera, que no llegan a 15 habitantes.

Pero más allá de las frías estadísticas, que se repiten y que siguen en descenso imparable, me interesa que todos esos partidos que se postulan como nuevo gobierno y que tanto insistieron en proponer enmiendas para repoblarlos, se hagan fuertes en lo que propusieron y aunque no sea una panacea, comencemos a sentir de verdad la vida en ellos.

@De la serie "La Madeja", en Diario Palentino. 

LEER MÁS...

20 de noviembre de 2015

Un proyecto global


Con el asunto de la despoblación volvemos a tropezar en la misma piedra. Después de repasar un centenar de artículos y reportajes suscitados en diferentes partes de nuestra geografía, veo que la única respuesta de la administración al problema es organizar charlas en la que una serie de técnicos o especialistas vienen a redundar en lo que ya sabemos.

En Galicia se debate todavía el proyecto europeo "Symbios" en el que esta comunidad participa desde el año 2012. Lo que allí se aborda es la puesta en común de las historias que nos aporta el cambio demográfico de los últimos años. Empeñados en reunir voces expertas que en muchos casos desconocen lo que implica vivir en el medio rural. En Salas de los Infantes tenía lugar también un debate para encontrar medidas urgentes que aseguren la supervivencia de un territorio deprimido. La Serranía Celtibérica que ocupa partes periféricas de ambas Castillas, Aragón, Comunidad Valenciana y la Rioja, con una población que se acerca al medio millón de habitantes presenta el mayor indice de envejecimiento y la tasa de natalidad más baja de la Unión Europea.

Pero el desafío es brutal en todo el mundo. En la ONU se hablaba recientemente de la despoblación del campo en latinoamérica, donde el 80% de la población ocupa las ciudades en una tendencia que sigue aumentando. Es decir, la población en los pueblos sigue descendiendo, donde tiene mucho que ver sin duda el aislamiento, la ausencia de una buena comunicación.

Parece que la solución pasa por muchas bocas. Los investigadores, en nombre de los pueblos, hacen de mediadores ante los gobiernos, pidiendo que se tomen medidas en materia económica, fiscal y de infraestructuras, algo que nos hemos cansado de repetir nosotros y cuyas soluciones se hacen realidad cuando ya no queda gente para vivirlo, que es lo que hace falta verdaderamente. Para Francisco Burillo, catedrático de Prehistoria en la Universidad de Zaragoza en el Campus de Teruel y el promotor del proyecto Serranía Celtibérica, "el problema no es estructural, porque más montañas hay en Suiza; ni de la climatología, porque más frío hace en Nueva York o Moscú; y tampoco de inversiones, porque hay pueblos donde apenas quedan vecinos y cuentan con frontones y piscinas. El problema es que no ha habido un proyecto global de desarrollo».

De la sección "La Madeja", para Diario Palentino y Globedia.
Imagen: Pumar, después de la tormenta, por Pumar59

LEER MÁS...

10 de julio de 2015

Radiante y sola. Ese es su sino.

Procuro responder, de la manera más razonable que entiendo, las demandas de aquellos que me inspiran y me siguen, alto honor para mí, en el caso de mi gran amigo Luis Guzmán Rubio, que camino ya de los 100 años, con una bagaje cultural y humano impresionante, me llama para interesarse por los pueblos y la gente del norte.


Luis Guzmán, que nos deja un legado memorable en el apartado del folklore, y que ha sido el primero en inaugurar el homenaje que la Diputación concede al malogrado José María Silva, me llamaba hace unos días desde Tarragona, donde reside, emocionado y dolorido; en un momento de la conversación rompe a llorar como un crío, pues me cuenta que se había puesto en comunicación con quienes fueron sus alumnos en San Felices de Castillería y le habían dicho que el pueblo se estaba muriendo, que apenas si quedaban cuatro vecinos, que aquella era la tónica general de todo el territorio de montaña.

Procuro tranquilizarle, porque para nadie es un secreto que la despoblación rural es la tónica general del mundo. Sé lo que Luis aprecia todo lo que se refiere a nuestra tierra. Qué digo aprecio, sé de qué modo vive desbordado en recuerdos, en costumbres, en cánticos. No creo que los años le hayan hecho olvidar el ensombrecedor panorama que ahora nos devora. Y le corrijo: “Luis, la tierra no se muere”. De hecho, no es el suyo un llanto por la tierra, que está más viva que nunca. Se mueren las personas, y lloramos por ellas y por la tierra que se queda yerma, que se queda baldía, que se queda sola. Hermosa y abandonada por sus hijos a quienes la vida les pedía un sustento para seguir viviendo.

El maestro deja a un lado si hipo y me pide que haga algo, que yo puedo hacer algo, que él sólo entiende de partituras, pero que yo me subo a lo más alto con el bolígrafo. Yo me siento halagado pero no puedo mentirle. El tiempo va pasando, otros vendrán que canten con tal brío y acaso con mayor fortuna.

Yo ya puse todo lo que tenía en el asador, puse a tostar mi cuerpo y así lo mantendré hasta donde me alcancen las fuerzas y el entendimiento, pero los resultados llegan tarde, tan tarde como las ayudas del Gobierno de turno.

Para la sección "La Madeja" en "Diario Palentino".
Imagen: Alba de los Cardaños, por @José Luis Estalayo

LEER MÁS...

21 de mayo de 2015

Rico de Sobremonte

Suele decirse que "de raza le viene al galgo", expresión que utilizamos con frecuencia para justificar las buenas o malas andanzas de los hijos. En este caso, de los antepasados como Gaspar Bravo Ramírez, que pasó a la posteridad como Gaspar Bravo de Sobremonte; nacido a principios del siglo XVII en San Cristóbal del Monte, pueblo de Valderredible, próximo al nuestro de Navas, municipio de Aguilar de Campoo, (antes Campo de Navas, según consta en las anotaciones del libro de Montería de Alfonso XI) y que desapareció de los mapas y casi de la memoria en 1970.


Resulta que doce años más tarde, en 1982, llegó un repoblador nuevo, José Javier Rico que, aunque es consciente de que la vida aquí no es fácil, decide comenzar a vivirla allí mismo, a dos kilómetros de Villanueva de Henares, donde nada le auspiciaba de bueno. Un pueblo abandonado que ha dejado de salir en los libros, con un panorama desolador en el entorno, sin carretera, sin servicios… De aquello que en otro tiempo fue una acogedora y reducida iglesia románica, solo queda una espadaña mocha y en dudoso equilibrio, a punto de caer, olvidada por la iglesia, olvidada por quienes recuperan y promocionan el románico norte, con claros indicios de haber sido saqueada su piedra. Y otro tanto sucede con la necrópolis de tumbas excavadas en la roca, siete tumbas antropomorfas tapadas por los muros que se han ido cayendo y un sarcófago de idénticas características utilizado como abrevadero.

Si se fijan, no siempre se cumple ese adagio que hacemos quienes lo denunciamos, arguyendo que el grito no sirve para nada cuando se grita desde lejos, cuando hay poca gente. Uno sólo era Javier Rico, todo estaba en su contra y no se vino abajo por eso. Mientras faenaba en su granja, mientras formaba una familia, se le ocurrió la idea de poner su situación en conocimiento del Procurador del Común, después de 20 años solicitando a su municipio que volviera los ojos hacia aquel camino por donde transitaban a diario, aquel pueblo que ya no contaba para nadie a ningún efecto. Y mira tú por donde, una figura de la Administración se empapó de la historia y el caso llegaba a los juzgados que obligan al ayuntamiento de Aguilar a pavimentar el camino de acceso a Navas de Sobremonte. Las medidas judiciales se aplicarán al margen de la decisión que tome el Ayuntamiento. Camino abierto para otras pedanías amenazadas por lo mismo.

Para la sección "La Madeja", en Diario Palentino y Globedia
Imagen: Orígenes

LEER MÁS...

19 de diciembre de 2014

Queremos que vuelvan los ojos

Aunque soy de los que entienden que el Senado sobra, lo tenemos ahí y considero que ha merecido la pena el viaje y el motivo de Escanciano, alcalde de Prioro, que intervino dentro de la Comisión sobre Despoblación en las zonas de Montaña.



Sucede que, el peso de este drama lo han llevado siempre Teruel y Soria y los demás hemos oficiado de espectadores compungidos. Es como en la vida misma, que muchas situaciones nos parecen extravagantes, simpáticas o, de cualquier modo, historias que soportan los vecinos, historias que "no verán tus ojos", piensas, porque son historias lejanas, porque son historias de otros.

Y sinceramente les digo que no espero a este respecto mucha comprensión de nadie, que son muchos años bajo los mismos índices, con la acostumbrada incertidumbre de levantarse un día y no encontrar ni raíces a las que sujetarse.

Que es la incertidumbre de esta gente, muchos inviernos sin la consideración de nadie, ni de los gobernantes, ni de los medios de comunicación más importantes, ni siquiera cuando había gente en ellos y ya eran mirados como bichos raros.

El mensaje de Paco era más de lo mismo. Queremos que se nos tenga en consideración a los habitantes de montaña. Que se tengan en cuenta nuestras singularidades. Queremos recibir un trato digno.

Queremos, ha dicho Paco, y muchos de nosotros con él, que lo mismo que existe una amplia legislación para proteger a las especies animales se habilite un estudio con sus correspondientes medidas para proteger al ser humano que habita estos lugares y que muy a pesar de todos se ha convertido en una especie en extinción.

Queremos, vino a decir Paco, la igualdad que tanto se promete, inversión que genere puestos de trabajo, que se apueste por el sector agroalimentario, por el aprovechamiento de las aguas e, incluso, se atrevió a decir, queremos estaciones de esquí modélicas y, seguro que pensó, “pero que no supongan tanta pérdida de tiempo ni tanto debate como la de San Glorio”. Esa referencia, amigo Paco, no te la van a perdonar quienes se oponen, sobre todo quienes no conocen esta tierra nuestra y para nada les importará que un día, al amanecer, otro pueblo haya dejado de existir, obligado por ese desahucio controlado de la administración.

Imagen: @Pumar59
De la sección "La Madeja", para Diario Palentino y Globedia

LEER MÁS...

12 de diciembre de 2014

Un hechizo de belleza

Cuando te has pasado una vida entera rebuscando palabras para explicar el ocaso de tantos pueblos, ninguna situación te parece ajena o extravagante. En el transcurso de cien años, entre 1880 y 1980 un grupo de científicos de la Universidad de Salamanca establecieron aquí su campo de batalla. La misión tenía relación con el patrimonio genético y eran 10 los pueblos motivo del estudio: Alba de los Cardaños, Camporredondo de Alba, Cardaño de Abajo, Cardaño de Arriba, La Lastra, Otero de Guardo, Triollo, Valcobero, Vidrieros y Valsurbio.



La idea era utilizar los apellidos como alelos (una de las formas alternativas que puede tener un mismo gen), y estudiar los efectos que los movimientos humanos han operado en la diversidad genética.

La explicación para elegir esta zona de Fuentes Carrionas es la de una población muy aislada y de tamaño muy pequeño, lo que permite reconstruir mejor las variables de su historia. Entre los "vehículos" utilizados se citan los libros parroquiales de estos municipios, lo que ha permitido las reconstrucciones familiares: nacimientos, matrimonios y defunciones. Pero ni la construcción de los dos pantanos (1930-1960), ni la mejora de las comunicaciones, provocaron alteraciones demográficas significativas, atentos, como el resto del mundo, a la llamada de la revolución industrial que merma la población en dos terceras partes, pasando de 1580 al inicio del estudio a 500 habitantes cien años más tarde. 

Y lo que acaban resumiendo los científicos acerca de este curioso experimento es que los habitantes de la comarca de Fuentes Carrionas, condicionados como están con el entorno, con un grado elevado de aislamiento durante muchas generaciones, pueden desarrollar diferencias genéticas importantes comparadas con otras comunidades humanas donde la entrada y salida de individuos es constante. 

Al margen de todos esos estudios, que siempre vienen bien porque se habla de la tierra, me interesa destacar la masa de esta gente con otro ejemplo que encuentro en el despoblado núcleo de Valsurbio, el pueblo más alto de la provincia, a 1500 metros, que nunca dispuso de luz eléctrica ni de acceso por carretera y que llegó a tener 100 vecinos, un pueblo donde -como bien resumió un cronista recientemente- "sólo queda en pie el cementerio, un paisaje desolador y un hechizo de belleza particular e inolvidable".

De la sección "La Madeja", para Diario Palentino y Globedia. 
Valsurbio, en la imagen de José Luis Estalayo

LEER MÁS...

17 de octubre de 2014

Otra repoblación (y II)

Con el objetivo de evitar la concentración creciente en las ciudades, lo que se calcula que ronda ya el 80%, en los países nórdicos se subvenciona a quienes viven y trabajan en el mundo rural.






Entre las propuestas que se suscitan en el Foro de Soria se encuentran, entre otras, aquellas que suelo ir apuntando en este rincón:
  • Infraestructuras: 
una carretera sin muchos lujos, pero en unas buenas condiciones que nos permita la comunicación con otros pueblos y el acceso a los servicios. 
  • Que las ayudan vengan directamente, no a través de intermediarios.
  • Que llegue la banda ancha en las comunicaciones, lo que permita el trabajo desde casa. 
Es curioso que las empresas de telefonía utilicen nuestros montes para colocar sus antenas y muchos de los pueblos no tengan cobertura.
  • Que se promocionen a nivel nacional los recursos turísticos y gastronómicos.
Antonio Arrufat, que es Senador del PSOE por Teruel, otra de las provincias castigadas, impulsó el pasado año una moción que fue aprobada de forma unánime por el Pleno de la Cámara Alta, afirmando que "la despoblación rural es un asunto de Estado" y que el Gobierno debe tomar medidas urgentes para atajarlo.

Estamos de acuerdo, pero como ya expuse en anteriores entradas, y a la vista de lo que viene sucediendo con las importantes ayudas que se dieron para la embotelladora, y otras que por esos mismos motivos de sensibilidad se están haciendo efectivas en otros pueblos, interesa que se haga un seguimiento o que, quienes aportaron el dinero que implicaba 10 ó 15 puestos de trabajo para personas de los pueblos cercanos, medien para encontrar una solución y hacer que un agua de tan buenas cualidades como la de Lebanza sea rentable, que no me cabe duda que puede serlo.

Para mi hay un problema fundamental al que ya me he referido desde los principios. Quienes hacen las leyes, quienes distribuyen el dinero para el arreglo de las carreteras, se encuentran a muchos kilómetros de distancia, todo lo hacen desde lejos y así salen las cosas como salen.

LEER MÁS...

10 de octubre de 2014

Otra repoblación (I)

  • Intelectuales de todo el mundo, se preguntan en Foros Sociales sobre las causas y posibles remedios a la despoblación del mundo rural.


Recojo las impresiones que se suscitan en el segundo encuentro que lidera el profesor Francisco Burillo en la localidad soriana de Fuentes de Magaña, donde intervinieron cineastas, escritores y autoridades de aquella provincia que se presenta como uno de los puntos más castigados de ese fenómeno que conocemos como despoblación, pero que afecta al mundo entero.

De hecho, la Serranía Celtibérica, un territorio abocado a la desaparición por la tasa de envejecimiento y los índices de natalidad más baja, comparte con la zona Ártica de los Países Escandinavos la mayor despoblación de la Unión Europea, que es aún más crítica -según expuso el profesor- que la de Laponia, donde se dan unas condiciones climatológicas durísimas.

Lo que tratamos aquí y allí desde hace ya unas décadas es fijar población y es loable, yo al menos así lo entiendo, buscar una respuesta, mover a la población, motivar a mucha gente que no le importaría un cambio en su vida, siempre que se surtan estos lugares de recursos, lo que viene a ser el pez que se muerde la cola, porque las ayudas (tener menos de 8 hab/km2, zona rural de montaña y remota), llegan cuando ya es muy difícil la recuperación de tantos pequeños y remotos lugares donde en otro tiempo comenzó la repoblación.

Yo suelo poner un ejemplo ilustrativo, en el que deja mucho que desear la participación en esa lucha de la gente que vive en estos pueblos. Ahora mismo en la escuela de San Salvador hay cinco niños. Algunos padres de aquí y de los pueblos cercanos a este ayuntamiento llevan a sus hijos a la escuela de Cervera, lo que propiciará en una fecha próxima, el cierre definitivo de la misma.  En eso que se ha denominado "genocidio silencioso" hay muchas puertas cerradas, a veces las cerramos nosotros mismos, y se hace muy difícil recuperar zonas rurales, cuando el ocio, la sanidad, la educación y tantas otras cosas que nos mueven a diario, se encuentran a manos llenas en las ciudades.

LEER MÁS...

19 de septiembre de 2014

Argumentos contra la despoblación

El envejecimiento de la población no es algo que se dé únicamente aquí. Y es un problema que en el plazo de unos años nos lleva a la despoblación del mundo rural.



Para atenuar los efectos de la baja densidad de población, además del lagrimeo y preocupación dialéctica de tantos consejeros y partidos políticos, hay que coger al toro por los cuernos, como suele decirse. El Gobierno de Extremadura lo expuso en Bruselas y habló de soluciones  y medidas que se estaban implementando desde aquella Administración preocupados por el bajo índice de natalidad y el envejecimiento...

El tema, que es punto de reflexión en todas partes, se trató hace unos días en las Jornadas de Verano de la montaña palentina, que en esta ocasión se celebraron en Santibáñez de la Peña.

La explicación que dan los políticos de nuestra provincia, está llena de mensajes alentadores, pero nunca pasan de ahí. Nadie lleva a la acción lo que predica, con lo que se traduce en una conversación más de los ciudadanos de la calle que esperan preocupados una medida donde se empiecen a ver cosas. 

Dice el coordinador de UP y D Rafael Delgado que nuestra  mayor riqueza son los ciudadanos de Castilla y León y que aquellos que viven en el medio rural necesitan de municipios fuertes, con recursos suficientes.

Estoy de acuerdo, pero no se trata solamente de invertir un dinero, como los siete millones que se concedieron para la embotelladora de San Salvador, que ahora se encuentra en situación concursal. Yo creo que para la Junta, que invirtió esa importante cantidad, no ha de suponer mucho reabrirla, pero con un seguimiento continuo de la administración, porque supone trabajo para la gente de la zona y al mismo tiempo vida para los pueblos del contorno.

Otra importante cantidad de dinero se ha gastado el Ayuntamiento de la Pernía y la Junta de Castilla y León en levantar una residencia de día en San Salvador, que probablemente no llegue a usarse nunca y, como aquí, en tantos otros sitios.

No se trata solo de aportar el dinero y ahí te quedas. Creo que esas cantidades merecen un seguimiento y la participación del Gobierno Regional en ellas, pues no dejan de ser en una medida importante propiedad de todos los ciudadanos de esta tierra.

Y si nos hemos gastado el dinero en ellas, lo lógico es que nos impliquemos para que no se caigan o se cierren a la vuelta de dos años.

Imagen: Froilán de Lózar

LEER MÁS...

20 de junio de 2014

Seguir, a pesar de todo

Tengo la impresión, y en ocasiones lo he comentado aquí, que todo el esmero que nuestros antepasados pusieron para hacer más habitables estos pueblos se ha quedado relegado a un recuerdo. Eran otros tiempos, donde lo que se hacía para reparar calles o caminos, dependía de ellos mismos: ellos ponían el material y la mano de obra.



No es malo que llevemos en la memoria a quienes nos parieron y nos enseñaron a valorar esto, aunque pasan los años y por más voluntad que uno pone de manifiesto, por más optimismo que uno procure rescatar de dentro, todo camina hacia el ocaso.

A poco que uno pueda leer entre líneas,  hay como una manifestación de dolor en el ambiente que no se puede remendar. Pasa lo que pasaba entonces, cuando los pueblos estaban llenos de gente.

Quienes juran defendernos no tienen disculpa, porque el dolor se ha hecho más provincial y ya saben lo que le duele a cada uno, dejándolos a veces hasta sin argumentos.  Males y problemas que se resumen en uno: la despoblación. Y se ha hecho tal agujero, el daño es tan grande, que no se vislumbra por lado alguno un retroceso.

Estoy visitando estos días pueblos palentinos que no conocía, todos con historias interesantes; a veces, a pesar del boca a boca y de los medios de comunicación, historias nuevas que a uno le remueven la conciencia. Gentes que llegaron ilusionados para poner en marcha una casa rural o un pequeño restaurante y que pasados unos años han colocado el cartel de "se vende".

Aquí es cuando se aplica eso de que todo el mundo tiene su callo particular. En realidad sólo el que lo ha vivido sabe cómo se calma de verdad esa herida o esa ausencia. En todos los pueblos se cuecen habas. Cada uno mira de una forma los proyectos que se prometían y las obras que se llevaron a cabo.
Y mirando por ese lado las cosas, bastante triunfo es ya que quienes apostaron por ésto sigan adelante, en la medida de sus fuerzas.

LEER MÁS...

16 de mayo de 2014

Como Lanestosa

La única esperanza que nos queda es que en todos esos lugares donde se anuncia la despoblación en pocos años, hay personas que nunca tiran la toalla y eso siempre te ayuda a mirar con una pizca de optimismo.



Brechas despobladoras se abren en todas partes. Son como pequeños terremotos que van desgajando sin piedad la corteza humana. Aqui Lanestosa. Allá los Llazos, Casavegas, Quintanilla de Corvio y tantos otros...
Rondando en ambos sitios el cierre  definitivo, pero resistiéndose también mientras alguien siga creyendo que se  puede.

Lanestosa es el pueblo más pequeño de  Vizcaya. En el siglo XII cruzaban por su suelo  empedrado las carretas que iban hacia  Laredo o Burgos, por el puerto de Los  Tornos.

Aquel paso motivó que creciera hasta que  comenzó el declive a finales del XIX al  agotarse su mina de zinc. Ahora se encuentra como los nuestros en  un compás de espera. Aunque las   autoridades locales trataron de buscar  nuevos eventos, hasta construyeron una  promoción de viviendas baratas y se abrió  una residencia, aquello fue como poner  piedras sobre cimientos inestables. Las  viviendas pronto se quedaron vacías y los  puestos de trabajo vacantes.

Leo en un diario nacional que no tiran la  toalla y vuelven a empezar de cero. Una vez  creados los caminos, con un museo de la  prehistoria donde antes estaba la mina, y  una veintena de rutas de extraordinaria  belleza, están buscando empresarios para  el turismo rural, con la idea que en su día  motivo a nuestra desaparecida asociación  Fuente Cobre, la creación de un huerto  escuela que enriquezca la fórmula de cara a  ofertarlo a grupos escolares de Bizkaia,  Cantabria y Burgos.

Casi en la misma línea de lo que tenemos  en San Salvador: un grupo de viviendas  baratas, de las que sólo tres están  ocupadas; una residencia de ancianos que  probablemente se caiga antes de echarla a  andar y mucha incertidumbre porque todo  parece fluir en horas bajas.

La única esperanza que nos queda es que en todos esos lugares donde se anuncia la despoblación en pocos años, hay personas que nunca tiran la toalla y eso siempre te ayuda a mirar con una pizca de optimismo.

Imagen: @José Luis Estalayo


LEER MÁS...

6 de septiembre de 2013

Informe sobre Valsurbio en 1973: "las casas, casi en su totalidad, se encuentran en ruinas".

Valsurbio, o los restos de un pequeño pueblo ganadero situado a 1.500 metros de altura, ahora pertenece al municipio de Velilla del Río Carrión y a la Naturaleza. Los accesos, por el santuario de la Virgen del Brezo, Valcobero y Camporredondo,  solo son útiles para todo terrenos.


Juan Carlos Castro - Diario Palentino

Las calles del pueblo están comidas por la hierba y en la plaza, donde antes los niños jugaban, ahora solo queda un cartel: «Se prohibe terminantemente extraer piedra del término municipal de Valsurbio bajo pena de sanción grave de 3.000 euros». Los sonidos que ahora reinan entre los pocos muros que quedan en pie, ya no son voces humanas, el ladrido de un corzo, los trinos de los pájaros y, en septiembre, el estremecedor tronar de la berrea.
Solo dos casas quedan en la localidad, una de reciente factura y otra reconstruida lustros atrás. El primer registro que se conserva sobre el pueblo en el Ayuntamiento Velilla, forma parte de las memorias de Valcobero y está fechado en 1568, se trata de un acuerdo entre los vecinos de las dos entidades locales para situar las lindes entre ellos.
Sentencias por disputas limítrofes abundan en los registros del pueblo.  En 1842, se abolieron los señoríos y con ellos el que englobaba a Valsurbio con Camporredondo, Ayuntamiento  que acogió la localidad al poco tiempo.

Para saber más:
Diario Palentino: Un hechizo en ruínas
Artículo relacionado en Orígenes: Crónicas estivales

LEER MÁS...

Orígenes Montaña Palentina

El autor

Froilán de Lózar. Publicista-Escritor.

Premio de periodismo Ciudad de Palencia; II Premio Internacional de Poesía "Diego de Losada" (Zamora); Premio Nacional de Novela Corta "La Tribuna de Castilla (Valladolid); Finalista Premio de Novela Bubok-Lengua de Trapo, 2016.

La más bella canción: los libros

Hola, Bienvenido a mi blog!

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.