Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2008

La montaña ecologista

Imagen
Es grato leer un artículo de un grupo ecologista de la tierra que, es “consciente de que lo que conservamos ha sido gracias al binomio hombre-naturaleza, y que romper ese equilibrio sería perder aquello que hemos heredado desde hace décadas”.Esa es una de las reflexiones –muy ocasionalmente citada por ustedes- en la que más he insistido durante los últimos años y a lo largo de mi trabajo. Pero sus preferencias les delatan.Sobre el Oso Pardo “El oso pardo ha visto invadido su hábitat natural por el hombre y sus animales, siendo reelegado a espacios cada vez más reducidos, pese a ser una especie que necesita de grandes áreas por las que desplazarse y alimentarse, por las que reproducirse y morirse”.

Yo creía que era el oso el que estaba invadiendo poco a poco el hábitat del hombre, pero ustedes piensan lo contrario, como si el oso tuviera el don de la organización, el don del raciocinio y todos esos valores que por algo y con razón nos diferencian de los animales.

El oso parece intelige…

Un paseo por Peridis

Imagen
“Allí estaba el manantial que nos proporcionaba el agua, la huerta que nos daba la fruta y las patatas y un sitio privilegiado para los juegos infantiles. Luego estaba Cervera de Pisuerga, que era nuestro lugar de paso cuando íbamos a Los Redondos. Aunque mi afición e inquietud tanto por Cervera como por Aguilar vino posteriormente, casi de rebote, al estudiar arquitectura”. FOTO: ENCICLOPEDIA DE CANTABRIA De Peridis. Sobre Peridis.


----------Novela póstuma de su hija

José María Pérez, Peridis, presentó hoy en Madrid 'Una piedra roja, una piedra azul, una piedra amarilla' (RBA), novela póstuma de su hija Marta, que murió con 32 años tras una enfermedad. Familiares y amigos de la joven reunieron tras su muerte todos los textos que ésta había escrito desde que tenía 5 años, cartas, e-mails y diarios, que componen esta "biografía hecha de ladrillos de vida"."Cuando Marta enfermó no podíamos hacer nada por ella, más que dejarla en manos de los médicos y acompañarla.…

La baila de Ibio

Imagen
Es obvio que no todo el mundo percibe las cosas con el mismo entusiasmo. Quienes inventan o transforman se exponen a la crítica de quienes consideran esa acción o ese momento desatinado, impropio de un artista, como si el arte o la cultura debieran pasar un determinado cedazo y alguien estuviera en posesión de la verdad absoluta.
Matilde de la Torre nace en Cabezón de la Sal en 1884 y desde su Academia hace realidad el sueño de difundir el idealismo y humanismo del que la cuentan llena, educando a sus alumnos sin método pero con sentido común. Los cambios políticos de aquellos años: monarquías, repúblicas y dictaduras no escapan a su sagaz principio y como bien entiende Marián Bárcena, “un espíritu libre y un ciclón en medio de una tragedia”, terminan por arrastrarla desde los precipicios crueles del exilio hasta su muerte, en el año 1946.

En el estudio preliminar a la reedición de su obra “Don Quijote, Rey de España”, Martínez Cerezo considera que Matilde de la Torre es la gran estafad…

La Osa de Ándara

Imagen
El título obedece a una obra del escritor Joaquín Fusté Garcés, publicada en 1875, ubicando al suroeste de Cantabria, en las faldas de los Picos de Europa, a un extraño ser. Las versiones posteriores van tomando forma en la voz de los más ancianos, que las recogen a su vez de sus antepasados, y donde se habla de una bestia, mujer-osa, que evita cuanto puede el encuentro con los humanos, que no ataca si no se ve forzada a ello. Al describir su cuerpo dicen que está cubierto de pelo, sus cabellos son largos y morenos, sus manos ásperas y se cubre con una especie de jubón y un refajo.
La leyenda interesa a García Lomas, autor que ya hemos mencionado aquí a raiz de intervenir en los orígenes del “cuevanito”. En 1964, haciéndose eco de la obra del primero, recoge en su obra “Mitología y supersticiones de Cantabria”, las andanzas de esta extraña figura, añadiendo el trabajo de campo realizado en 1924.

Allí los lugareños más ancianos le cuentan cómo es y cómo vive la Osa de Ándara, cómo pasa…

Un libro para siempre

Imagen
En los últimos meses, he tenido la suerte y la ocasión de saludar a un número incontable de gente que sigue mi trabajo; gentes de Guardo, de Aguilar, de Cervera, del Valle Estrecho que me siguen en el diario, en los foros; que venían con el libro que habían comprado en otro sitio para que lo firmara, añadiendo algún mensaje para mi madre, “que recorta los artículos del periódico y los guarda”; para mi hermana, “que es muy especial y no quiere que le cojan el libro los demás porque lo arrugan”...




Estamos hablando de un libro, ahora que los libros parecen tocar a su fin ante el avance feroz de la tecnología. Un libro que se vende como rosquillas, primero en Cervera, donde ya el domingo por la tarde se agotaba el número abultado de ejemplares que el editor llevaba para el evento y luego en la feria de San Bernardo, en La Pernía, cien libros en poco más de dos horas, en un pueblo pequeño como San Salvador, donde acudimos a la invitación del alcalde del Ayuntamiento, Mariano San Abelardo.

Lo +visto el último año

El descubrimiento del carbón

Mahou

Curavacas

Piedrasluengas

San Salvador de Cantamuda

Usamos cookies que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más