De la generación del tremendismo


Quienes ostentan el poder, o están al frente de las Instituciones, acostumbran a darle la vuelta a sus actos y declaraciones como quien se peina y se despeina, diciendo diego donde dijo dice...
Claro que no van a tardar tres años en arreglar la carretera que separa Cervera de Cantabria, ahora van a tardar un año más, es decir, cuatro, información que he recogido de este mismo diario a poco de achacarme el señor Palomero que no estaba informado.

Usted mismo ha declarado que le tienen "mucha fobia" los demás miembros de la Junta y que no ve la posibilidad de un acercamiento. ¿o se lo ha inventado el periodista? Y ahora va usted y me responde que todos le han recibido con los brazos abiertos.

Usted se cree que el pueblo se chupa el dedo y que tira con todo lo que le echen, pero el pueblo ya está caliente de tanto paloteo, de tanta mentira, de tanto manejo.
¿Tremendista?
¿Usted no cree que es tremendo ver morir el pueblo donde uno ha nacido? Es tremendo, como al padre que se le muere el hijo. A usted, que defiende a los dos osos que por aquí pululan, ¿qué le parece que se muera un pueblo? ¿Pecata minuta?

¿A usted no le parece tremendo, en plena era de la comunicación, que haya pueblos que permanecen quince días incomunicados en invierno?

¿No le parece tremendo que después de tantos años manteniendo este lugar con su esfuerzo y su tesón, deban abandonarlo porque les cierran las escuelas, les cierran las minas, les cierran los ambulatorios, les reducen o les suprimen de un plumazo todas las prestaciones básicas que les garantizó la Constitución?

La impotencia, la rabia, el miedo, la indefensión, la desolación... todo eso es lo que se siente cuando ve jugando a los bolos a quienes prometieron defenderle.

¿Y sabe lo más tremendo de todo? Que quienes han convivido siglos con el oso, quienes se lo han en tregado a usted, deban ahora subvencionarle para que su Fundación se siga manteniendo.

El hombre es lo que importa, señor Palomero. El hombre es lo que peligra. Eso es lo que deben entender y enmendar Instituciones y Gobierno para que si alguien viene a repoblar estas tierras, encuentre el apoyo y la defensa, que es a mi entender la base para la armonía que todos necesitan.

Para la sección del autor "La Madeja", en Diario Palentino y Globedia
Imagen: José Luis Estalayo

Lo +visto el último año

Pueblos desaparecidos y despoblados (II)

El Santuario del “Carmen”

Guardo