Un hechizo de belleza

Cuando te has pasado una vida entera rebuscando palabras para explicar el ocaso de tantos pueblos, ninguna situación te parece ajena o extravagante. En el transcurso de cien años, entre 1880 y 1980 un grupo de científicos de la Universidad de Salamanca establecieron aquí su campo de batalla. La misión tenía relación con el patrimonio genético y eran 10 los pueblos motivo del estudio: Alba de los Cardaños, Camporredondo de Alba, Cardaño de Abajo, Cardaño de Arriba, La Lastra, Otero de Guardo, Triollo, Valcobero, Vidrieros y Valsurbio.



La idea era utilizar los apellidos como alelos (una de las formas alternativas que puede tener un mismo gen), y estudiar los efectos que los movimientos humanos han operado en la diversidad genética.

La explicación para elegir esta zona de Fuentes Carrionas es la de una población muy aislada y de tamaño muy pequeño, lo que permite reconstruir mejor las variables de su historia. Entre los "vehículos" utilizados se citan los libros parroquiales de estos municipios, lo que ha permitido las reconstrucciones familiares: nacimientos, matrimonios y defunciones. Pero ni la construcción de los dos pantanos (1930-1960), ni la mejora de las comunicaciones, provocaron alteraciones demográficas significativas, atentos, como el resto del mundo, a la llamada de la revolución industrial que merma la población en dos terceras partes, pasando de 1580 al inicio del estudio a 500 habitantes cien años más tarde. 

Y lo que acaban resumiendo los científicos acerca de este curioso experimento es que los habitantes de la comarca de Fuentes Carrionas, condicionados como están con el entorno, con un grado elevado de aislamiento durante muchas generaciones, pueden desarrollar diferencias genéticas importantes comparadas con otras comunidades humanas donde la entrada y salida de individuos es constante. 

Al margen de todos esos estudios, que siempre vienen bien porque se habla de la tierra, me interesa destacar la masa de esta gente con otro ejemplo que encuentro en el despoblado núcleo de Valsurbio, el pueblo más alto de la provincia, a 1500 metros, que nunca dispuso de luz eléctrica ni de acceso por carretera y que llegó a tener 100 vecinos, un pueblo donde -como bien resumió un cronista recientemente- "sólo queda en pie el cementerio, un paisaje desolador y un hechizo de belleza particular e inolvidable".

De la sección "La Madeja", para Diario Palentino y Globedia. 
Valsurbio, en la imagen de José Luis Estalayo

Lo +visto el último año

Pueblos desaparecidos y despoblados (II)

El Santuario del “Carmen”

El descubrimiento del carbón

Usamos cookies que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más