El caracol del tiempo, en la senda de Ursi

Hay lugares que te traen demasiados recuerdos. En los que sientes esa alegría por volver a un sitio que ha marcado muchas vidas, en el que están tus orígenes y también tus recuerdos. El valle de Santullán y la vista que hay desde el Santuario del Carmen es uno de esos sitios.

Evocador sin duda su paisaje, desde allí se puede ver no sólo uno de los pueblos que nos ha dado dos grandes artistas Ursi y Hermino Revilla. Ursi tiene allí su senda, gracias al empeño que pusieron José María Hernández y los miembros del Grupo Muriel para recordarle y llenar de esculturas una de las más hermosas rutas. También nuestro querido Chema tiene en Villabellaco su árbol-fuente y mi hermana tiene su ramo de flores al principio de la ruta. Desde allí se ve también el hogar de mi bisabuela, de la que no sólo heredé el nombre, también ese lugar que me sirve de refugio y reunión con mi gente. Evocador, agreste, verde y bello, pero sobre todo un paisaje que genera muchos sentimientos, a nadie puede dejar indiferente. Para mí un lugar muy especial y cargado de recuerdos al que siempre vuelvo y desde el que mi mente vuela y trae bellos momentos.

© Marta Redondo
© Gonzalo Alcalde Crespo 

En la imagen de Gonzalo, el caracol del tiempo.
Esta sección se muestra también en pinterest


Sección de orígenes ©A dos bandas.


Lo +visto el último año

Pueblos desaparecidos y despoblados (II)

El Santuario del “Carmen”

El descubrimiento del carbón

Usamos cookies que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más