Savia que alienta y alimenta

Cuando cerramos los ojos con mucha, mucha fuerza, detrás de los párpados se produce toda una revolución de color. Cientos de minúsculas partículas de colores llegan a nuestro cerebro dispuestas a inundarlo  de vida. Así es nuestra Montaña Palentina, una paleta cromática de gentes, paisajes, historias del pasado que darían lo que fuese por tener futuro y hasta un mejor presente.

Cerramos los ojos y al abrirlos esperamos el milagro. Que se hayan desvanecido las carreteras que parecen una broma del destino, que los jóvenes no tengan que abandonar nuestra tierra porque  es imposible pelear contra la nave de los locos en que casi todo lo que toca la política se convierte, que las explotaciones a cielo abierto no desbrocen y aniquilen nuestros montes, que nuestros enfermos no tengan que desplazarse  para recibir tratamiento,q ue nuestros mayores se queden cerca de sus lugares de origen cuando tienen que dejar sus hogares, que las contadas empresas que resisten la crisis no cierren y dejen en la calle y sin futuro a las familias que aún mantienen vivos nuestros pueblos, que el invierno y la nieve no sean trampas de aislamiento en esta época en que la inmediatez es un click sobre un botón y una eternidad cuando no hay rendimiento político que obtener. Y  muchas más cosas que seguramente ustedes añadirían a esta lista con el derecho que otorga ser la savia que alimenta y alienta  el amor a la tierra de nuestros ancestros...


Pero, miren, una de las mejores cosas que tiene vivir en una tierra como la nuestra es que hay algo que no nos podrán arrebatar en ningún caso. Cuando volvamos a abrir los ojos, después de haberlos tenido cerrados con mucha, mucha fuerza, tal vez sea Primavera, o quizás el blanco Invierno, o si me dejan escoger será Otoño, un magnífico Otoño rebosante de luz, de color, de verdes esperanza que tapizarán los prados donde sestea el ganado y que combinan a la perfección con el color de la roca de nuestras montañas, de los líquenes que las envuelven, de los hayedos sonrojados y de los robledales fundidos en ocre. Seguramente abriremos los ojos y contemplaremos un futuro como el de la imagen que ahora contemplan…

© Margarita Marcos
© Gemma Marcos
Esta sección se muestra también en pinterest

Sección de orígenes ©A dos bandas.



Lo +visto el último año

Pueblos desaparecidos y despoblados (II)

El Santuario del “Carmen”

El descubrimiento del carbón

Usamos cookies que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más