La Saga de los Mier (V)

Antonio, el hijo de Gregorio

No rebusco información porque me deslumbren las riquezas que acumularon. Lo hago más bien por el lugar de donde parten, uno de los valles más ricos de esta tierra, que es la canción que vamos a nuestra manera interpretando. Recordábamos la semana pasada la semblanza del tío de Gregorio, el que abre camino y llega a lo más alto, sin duda, empujado también por un buen golpe de suerte, que siempre es imprescindible para llegar y más tan lejos como llegaron estos Mier de Redondo.


Antonio de Mier y Celis, nació el 3 de Octubre de 1834 en la ciudad de México y murió en París a los 65 años, después de una intensa vida como diplomático, aristócrata y banquero.

En 1868 contrae matrimonio con Isabel Pesado, hija del político mexicano José Joaquín Pesado, que sumado a la cuantiosa herencia que recibe le da para vivir de las rentas por los restos, sin gastar desmesuradamente, pero aparcando el negocio de prestamista que tantos dividendos le reportó a su padre. Sin duda, estamos hablando de uno de los hombres más ricos durante el Porfiriato. En 1884 el Banco Nacional Mexicano se unió́ al Banco Mercantil, que da lugar al Banco Nacional de México. Antonio fue el primer presidente de este banco unificado.

Pero en la vida, por favorable que nos venga, siempre nos falta algo; sino es amor es dinero, sino es dinero es salud y esa fue la que no tuvo este protagonista, que viaja con su esposa a Europa ante la receta de los baños que le aconsejan en Biarritz, pero que ya no regresará a su patria; es posible que, para mitigar su dolor o restarle importancia a su enfermedad, o porque nunca aceptó remuneración por estos servicios, las autoridades de su país le sigan poniendo al frente de importantes embajadas, como la que le lleva en 1897 a representar a México en las bodas de oro de la Reina Victoria.

Y fueron gentes desprendidas también. Su esposa, Isabel Pesado, poetisa, dona a la biblioteca Nacional de México, la biblioteca de su marido que consta de 7526 volúmenes y que tratan de historia, derecho, ciencias naturales, religión y literatura, muchos de ellos, todo hay que decirlo, heredadas de su padre Gregorio.

© Imagen: Grandes Casas de México
© De la serie "La Madeja" en Diario Palentino, 2016

Lo +visto el último año

Pueblos desaparecidos y despoblados (II)

El Santuario del “Carmen”

El descubrimiento del carbón

Usamos cookies que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más