Castilla

"Hay un complot para matar al presidente de Castilla, región a la que el gobierno de España ha concedido la independencia. Cinco ex-miembros de ETA viajan desde Bilbao a Valladolid para matar a Valdeiglesias." Castilla, la nueva novela de Froilán de Lózar, es una pregunta para quienes a toda costa quieren la independencia. Es una observación para quienes nos acercamos a la tercera edad o para quienes viven en ella, con toda la problemática que ahora se aviva en las residencias. Es una mirada de incredulidad a la sociedad por ese clima de injusticia que por todas partes se evidencia.

Biberones y preservativos

Cualquiera que esté siguiendo este affaire nuestro desde fuera, se preguntará, seguramente, cómo es posible que lo que más se anuncia como razón y lo que sirve a la vez de burla por parte de nuestros políticos para no mantener las guardias farmacéuticas, sea aquello que tanto echamos de menos: los niños que pueblen nuestro entorno y una salud de hierro, amén de juventud, para hacer el amor a troche y moche.


Lo que necesitan aquí, lo que se demanda en la montaña palentina, y que se viene prometiendo desde la década de los ochenta, son servicios. Y en buena medida, no es invertir en cosas nuevas, es mantener lo que se tiene y mejorarlo en la medida que se pueda.  Pero en lugar de eso, paso a paso van acortando los días de visita del médico, lo que lleva paulatinamente al cierre de los ambulatorios y es una de las principales causas, entre una población envejecida, que motiva a buscar residencia en las villas más próximas, donde, metidos en la despoblación que nadie mira, que quienes tienen la misión de velar por el pueblo soslayan, van llegando también, como si de una progranación ancestral se tratara, la amenaza con la supresión de la farmacia de guardia, que ha despertado en una cantidad que no mete miedo a nadie, el descontento de la población.

Y haciendo cábalas, y aunque la diputación ponga un poco de alivio en las carreteras locales que comunican estos pueblos, ¿como vamos a  esperar que en Vañes se coloque un puente nuevo, cuando la autovía del Cantábrico, en el tramo que va de Aguilar a Palencia, hace aguas por todas partes? Ahora ya no puedo uno culpar a los alcaldes que hacen equilibrismo con su parco presupuesto. Ahora uno tiene que mirar al parlamento regional que ya conocen sobradamente las cuitas de cada uno de los pueblos que administran, que sabiendo lo que había, prometieron poner todo su esfuerzo en enmendarlo. ¿Como, siendo conscientes de la situación que se padece, de las carreteras que sufrimos, de la población envejecida que nos queda, puede venir un delegado del gobierno diciendo que se puede suprimir una farmacia de guardia porque los ciudadanos sólo demandan biberones y preservativos?

A la injusticia que reina, añadirle la sinrazón de los que desgobiernan.

De la sección "La Madeja" para Diario Palentino, @2017
Imagen: Pumar59

Lo +visto el último año

El descubrimiento del carbón

San Salvador de Cantamuda

Mahou

Agua de Pernía

Un oso herido

Usamos cookies que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más